lunes, octubre 13

PINTURA




El cuadro que existía hasta hace unas horas en el suelo, pintado sobre anchas baldosas grises  comienza a fenecer. Cada uno de sus colores se marcha en el estrecho río de la vida cuando ha empezado a llover, por un canalillo hasta el borde de la acera. Mientras, se esconde la pintura en las profundidades, y el atardecer saluda a un semiborroso cuadro ya; que poco a poco deja de asombrarnos.

El artista a esta hora se lava las manos embadurnadas de pinturas baratas. No sabe que ellas a través de las cañerías bajarán al encuentro de otras partículas de color; sin saberse si algún día, conseguirán volver a formar un sueño parecido, con otras formas combinadas, que sólo en segundos la inspiración logró dar el nombre de obra de arte.


1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

"Be water my friend"

octubre 14, 2014 5:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home